¿Qué es y qué necesidades jurídicas suple la firma electrónica?


 

En el “mundo no digital” estamos acostumbrados a que se plasmen por escrito y firmen todos aquellas declaraciones de voluntad de relevancia. Desde una simple carta manifestando nuestro interés por un puesto de trabajo, hasta un contrato, un testamento, etc., el procedimiento es siempre el mismo.

¿Por qué hacemos eso?

El documento en papel firmado posee dos características que lo hacen idóneo a efectos de poder demostrar la realidad de la declaración de voluntad contenida en el mismo:

  • Integridad:Firma en papel - No repudio

Lo escrito en el documento permanece en el. Cualquier alteración de lo allí escrito puede ser detectada y probada mediante la oportuna prueba pericial. Ergo, si no existen alteraciones, el texto es fiel a lo pactado o comprometido

  • Identidad:

Al realizar una firma manuscrita manuscrita, reflejamos aspectos de nuestra personalidad que solo a nosotros nos pertenecen. Elementos como la velocidad del trazo, pausas, presión, etc. configuran una “huella” única que permite al perito correspondiente atribuir la firma a un individuo concreto.

Si unimos integridad e identidad  – cosa que se logra al plasmar texto y firma en el mismo documento –  obtenemos un medio de prueba que garantiza el no repudio, es decir que la persona que firma el documento suscribiendo su contenido, no pueda rechazarlo para así evitar cumplirlo.

 

Las carencias del “mundo digital”

En el “mundo digital” también se emiten declaraciones de voluntad con vocación de ser vinculantes, tales como correos electrónicos, aceptaciones pulsando el “botón de aceptar” en una Web, etc.

Sin embargo, en este caso:Imagen correp repudio

  • No existe garantía de integridad:

El documento electrónico puede ser editado sin dejar rastro alguno.

  • No existe garantía de identidad:

Si ponemos el nombre en un documento, éste puede ser modificado con total facilidad. Si incluimos una imagen escaneada de la firma manuscrita la situación no mejora dado que cualquiera puede usar esa imagen.

Todo ello convierte a estas declaraciones de voluntad electrónicas en elementos repudiables, lo que crea una gran inseguridad para las transacciones electrónicas cada vez más frecuentes.

 

La Firma Electrónica suple estas carencias

La firma electrónica es un procedimiento que, basado en criptografía asimétrica (claves privadas y públicas); funciones hash (o resumen) y certificados de firma emitidos por autoridades certificantes (Ej. basados en el estándar de la ITU X509.v3), permite suplir estas carencias y generar declaraciones de voluntad electrónicas con eficacia jurídica probatoria.Elementos Firma ElectrónicaEs además un procedimiento que cuenta con refrendo legal a través de la Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de firma electrónica que quedará próximamente remplazada por el Reglamento (UE) n ° 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de julio de 2014 , relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior y por la que se deroga la Directiva 1999/93/CE.

En está nueva “píldora” abordo aspectos básicos sobre que es y que papel tiene desde la perspectiva jurídica la firma electrónica.

Espero que te sea útil y no olvides que estas a un solo paso, de mantenerte al día en derecho de las TI, la protección de datos y la ciberseguridad!

 

 

 

 

 

 


 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *